Testimonios de nuestros pacientes

Incluimos testimonios de pacientes que nos han escrito, explicando su experiencia con nosotros:

Buenos días Adelaida! Decirte que no te he dicho nada para hacer la consulta que me queda, porque no tengo tiempo de nada (me he cambiado de trabajo y me absorbe por completo …). Aprovechar este mensaje para darte las gracias. Gracias por tu profesionalidad, por tu empatía y por querer ayudar a las personas. Gracias por ayudarme a pasar un bache en el que llevaba sumergida bastante tiempo. Por darme unas pautas, que me han servido de mucho, y que sigo utilizando! jeje. Me encantaría decirte esto en persona, pero en estos momentos me es imposible. Decirte que me encuentro muy bien, e intento superarme día a día. Un beso muy fuerte y espero verte pronto y decirte todo esto como te mereces.
Un abrazo, S.


Quería darte las gracias por la terapia, por haverme enseñado estrategias para controlar los pensamientos obsesivos y por darme más positividad en mi vida buscando estímulos positivos descartando los negativos. Por enseñarme a confiar sin hacerme tantas preguntas. No nos engañemos hay momentos duros donde parece que vuelven a aparecer obsesiones, pensamientos mágicos, miedos… pero gracias a ti tengo más herramientas que pongo en marcha y me se controlar mejor. Gracias para enseñarme a ser más autónoma y no tener que recórrer a mi marido o persona de confianza, poder manejármelo mejor yo sola sin molestar al resto. Gracias por tu paciencia y tu comprensión, sobretodo algún día que te he llamado o enviado mensajes días que no tocaban. Por darme esta alegría de prepararme para la terapia y darme nuevos deberes cada sesión que me han hecho sentirme que trabajo y hago algo para mejorar día a día. Está claro que ya estamos prácticamente al final de la terapia  y ahora me tocará seguir a mi sola. Aún me quedan retos importantes como el preparto, parto y postparto y todos los que vayan viniendo en mi vida, pero gracias a ti me siento más positiva, más autónoma y he aprendido estrategias de manera de funcionar que nunca olvidaré y aplicaré día a día para seguir mejorando.

Por todo esto quería darte las gracias y siempre te tendré en mi pensamiento, tu positividad y tus consejos.

Un abrazo muy fuerte, con cariño N.


En 7 sesiones pasamos de tener una grave crisis de pareja a recuperar la relación .Ademas nos dió las pautas para evitar recaer en un futuro.Adelaida es una gran profesional que transmite confianza y serenidad.

J. y C.


Llevo cinco meses sin fumar marihuana ni tabaco, desde que me hiciste las sesiones de hipnosis, y apenas me acuerdo de que un día fui fumador. Muchas gracias por todo y un abrazo muy fuerte.

R.


En ocasiones, la vida nos pone retos muy grandes, inesperados e inmaginables. Tan grandes y tan sorpresivos que por mucho que nosotros creamos que podamos enfretarlos y resolverlos con nuestra propia capacidad intelectual o emotiva, no siempre logramos hacerlo con éxito.
Ese ha sido mi caso. Soy un hombre de mediana edad, emprendedor, alegre, y amante de la familia. que por un momento creía tener la firme convicción de que todo a mi alrededor representaba aquello que siempre habia buscado: estabilidad, felicidad, con un camino totalmente allanado hasta el final de la vida.
Pero, de repente, todo se torció y, PUM !! en un abrir y cerrar de ojos llegó lo inesperado, lo nunca imaginado. Un divorcio fulminante, despues de 15 años de matrimonio aparentemente feliz, sin peleas y sin el menor vestigio de que algo pudiera presagiar tan drástico final. Fue un final sin preaviso. Mi mujer me abandonó, a mi y a mi hijo.
Sí, en un abrir y cerrar de ojos mi vida cambió repentinamente de rumbo. En un abrir y cerrar de ojos, me vi haciendo mudanzas junto a mi hijo de 14 años, sin comprender muy bien el por qué de todo aquello. Era la sensación de la pérdida repentina que produce una muerte violenta. En un abrir y cerrar de ojos me vi ejerciendo de padre y madre. En un abrir y cerrar de ojos me vi sólo y emocionalmente destrozado.
Ante tal situación y poco creyente de que alguien pudiera ayudarme ante semejante descalabro y, por qué no decirlo?,, de la poca fé que me inspiraban los psicologos, tuve que rendirme a lo evidente y buscar alguna manera de salir de ese aturdimiento que me paralizaba, por mi y por el hijo que tenía bajo mi custodia. Asi que tuve que dejar a un lado mi orgullo y reconocer que la situación simplemente me sobrepasaba… Fue entonces cuando puse todo mi raciocinio a prueba y tomé una de las mejores decisiones de mi vida. Me senté ante el ordenador y busque lo que tiempo atrás oí comentar a otras personas: puse en el Google las palabras Psicoterapia Positiva. Y fue a partir de ese momento cuando la vida me tendió la mano dandome la posibilidad de curar mis heridas.
No lo recuerdo muy bien, pero al dia siguiente o dos dias después de mi primer contacto telefónico, ya estaba allí, en un consultorio ante una psicologa, Pequeña y menuda ella, me recibio con una gran sonrisa y para mi sorpresa trasmitiendo la sensación de que ya nos conociamos desde hacía tiempo. Una sensación que me permitió sentirme muy cómodo ante una persona que veía por primera vez y a la cual debía abrir mis sentimientos y emociones, algo a lo que nunca he estado acostumbrado, sobre todo ante personas extrañas a mi. Lo cierto del caso fue que me senté delante de ella y le dije “estoy saliendo de un divorcio, tengo un hijo adolescente, me siento aturdido, deprimido y no sé muy bien cómo llevar esto. Estoy dispuesto a hacer lo que sea”.
Es dificil explicar la manera en que salí de esa primera sesión, pero el caso es que salí muy orgulloso de mi mismo. Orgulloso porque ante tanto desatino había dado en el clavo. Salí con el espiritu renovado y con la creencia, que más tarde se confirmó como cierta, de que había encontrado la herramienta que me haría capaz de enfrentar mi situación con éxito.
Pocas sesiones necesité para estabilizarme y poner en práctica todo aquello que me aconsejaba mi psicologa..Mentiría si dijera que todo se arregló cómo por arte de magia. No, no fue así, es más, mi proceso de adaptación a la nueva vida que tengo por delante, todavía está en pleno desarrollo, porque si algo me ha quedado claro es que SOLO uno mismo puede producir aquellos cambios que uno quiere. Solo uno mismo tiene en sus manos su destino y la decisión de la clase de vida que se quiera llevar, pero sería una gran mentira de mi parte el no reconocer que las herramientas que me facilitó esta terapia fueron de una ayuda rotundamente determinante para salir rápidamnete del foso donde me encontraba y comenzar a reaccionar.
Hace poco más de un año que sucedió todo esto que os cuento. Relatar cómo fueron las sesiones, que tipo de herraminetas utilicé o cuanto tiempo llevó el poder levantarme de nuevo, no creo que sea lo importante ahora, porque supongo que cada caso es distinto, y cada persona es distinta. Lo que a mi personalmente siempre me ha importado son lo resultados. y debo confesar que hoy siento muy, pero muy lejanos aquellos dias terribles que pasé. Hoy vivo con mi hijo adolescente, peleando, discutiendo, riendonos, bromeando, queriendonos…. en fin, conviviendo y agradeciendo todas aquellas cosas que nos da la vida. Hoy me siento seguro de la madera con la que estoy hecho, seguro del camino que tengo recorrer, seguro de encaminar a mi hijo hacia una vida plena y exitosa. Mi sudor me ha costado, pero así ha sido.
Si, la vida me dió una sorpresa, una gran sorpresa pero como dijo mi psicologa en mi primera visita : “ no sabes lo afortunado que eres de que la vida te haya dado la oportunidad de comenzar algo nuevo”. Esa frase nunca la olvidaré, porque así ha sido
Gracias Adelaida, gracias por compartir conmigo y ayudarme en esta parte de mi vida. Jamas lo olvidaré.

R.


Adelaida nos ha ayudado mucho, estabamos en una situación muy crítica, y solo veía la separación como salida. Mi marido pidió hora con ella y ya en la primera sesión empezamos a notar cambios. También hice varias sesiones individuales con ella para trabajar problemas míos que también afectaban a la relación. Me ayudó a tomarme las cosas de otra manera, a vivir más tranquila, relajada y feliz. Con mi marido todo va mucho mejor, hemos recuperado la complicidad que teníamos, ya no nos chillamos, ni nos recriminamos cada cosa que hacemos. Nos ha dado muchas herramientas para no volverlo a estropear. Estoy muy contenta porque tenemos dos hijos y pensar en separarme me dolía mucho también por ellos. Hubo tareas que nos dio que nos sorprendieron y chocaron, pero confiamos y las hicimos, y nos dieron muy buen resultado. Todavía hoy las seguimos haciendo a veces, y nos va muy bien. Desde luego, nos ha dado otro punto de vista de las cosas, ahora nos conocemos mucho más profundamente el uno al otro, y creo que nos queremos más. Por eso, no dudamos en recomendarle a cualquier pareja que pase por un mal momento.

P.


Me cuesta mucho escribir esto, porque yo tenía bulimia desde hacía más de 10 años y no se lo había dicho a nadie. Cada día me daba dos atracones y vomitaba después, incluso había días que más. Mi marido no tenía ni idea y mis hijos tampoco. No podía dejar de hacerlo y me aterraba que un día lo descubriesen. Había intentado de todo, coaching, algunos psicólogos y nada. Adelaida me dio un enfoque diferente, descubri por qué necesitaba comer así de bestia, y ya no pude volver a hacerlo igual, porque me rompió la magia, por suerte. Nos hemos reido mucho juntas en terapia, me ha sabido entender como nadie, no me ha juzgado y me he sentido muy bien con ella. Siento que siempre mantiene el control y eso me ha dado mucha confianza. Ahora he bajado más de 15 kg. y estoy muy orgullosa de mi misma, y por fin tengo el control de mi vida y se lo he de agradecer a Adelaida.

M.


Hemos hecho terapia de pareja con Adelaida porque estabamos muy mal y discutíamos siempre. Nos ha ayudado a entendernos mejor, a aceptarnos también lo malo del otro, a esperar lo que sabemos que va a pasar para evitar decepcionarnos. Ya no discutimos y volvemos a pasar buenos ratos, como antes de tener a la niña.

C. y A.


Adelaida nos ayudó mucho, sobre todo a vaciar el vaso, como decía ella, y volver a empezar. Estamos muy contentos con sus servicios y le agradecemos que nos enseñara a cortar el mal rollo, porque las broncas nos duraban muchos dias. Ahora ya no nos peleamos como antes, y sabemos escucharnos mas.

R. y C.

_______________________________________________________________________________________

Buenos días Adelaida,

Después de tantos meses de la última visita que tuvimos, por fin te escribo por dos motivos.

Por un lado, para pedirte disculpas por no decirte nada en tanto tiempo, pero entre otras razones, quizás la más importante es que, gracias a las sesiones y a los últimos cambios en mi situación, me sentí con una gran confianza en mi misma y con la convicción de poder llevar a cabo los cambios que habíamos hablado.

Por otro lado, realmente estos últimos meses estoy viendo avances conmigo misma. Empezando desde mi interior – mi manera de verme y de valorarme- y que se traducen en mis acciones. Quiero que sepas, que en cada paso adelante que doy, me acuerdo a menudo de tus sesiones y tengo un gran sentimiento de gratitud hacia tu buen trabajo y la ayuda que me brindaste.

No me confio, y tengo claro que esto no es una situación pasajera sino que tengo que trabajar en continuo para ser la mujer que quiero.

Simplemente, hasta ahora, gracias por darme ese gran empujón que necesitaba!

Un saludo.

N.

logo-psicoterapia.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *