Qué es la Terapia breve estratégica?

La terapia breve estratégica supone una diferencia importante con respecto a la psicoterapia tradicional.

La mayoría de las personas que acuden a psicoterapia no pueden permitirse el lujo de invertir tanto tiempo y dinero como antes. El gasto dinero y de meses, o incluso años, hablando de los propios asuntos o problemas sin llegar a autenticas conclusiones ya no tiene sentido. Es necesario ver resultados cuánto antes, convertir la psicoterapia en breve y centrada en la solución de problemas. Los servicios públicos sanitarios programan una sesión de psicólogo cada dos o tres meses. Las compañías de seguros determinan que la duración de la terapia sea de seis a nueve sesiones como máximo.

La psicoterapia solía ser aproximadamente de cincuenta minutos por sesión, en cambio ahora la sesión de terapia breve estratégica suele ser de 30 a 45 minutos. El formato ha cambiado, y cuando una persona viene a terapia la primera vez le preguntamos por el objetivo de la terapia, es decir, qué le gustaría cambiar. Y aunque se toma una breve historia, la atención se centra en la identificación del problema, y de los indicadores de éxito que nos mostrarán que se han logrado los objetivos. Igualmente, se explorará qué ha hecho la persona para solucionar el problema que le lleva a terapia, y analizaremos las soluciones intentadas redundantes que más que solucionarlo lo han mantenido.

Esto significa que la persona que va a terapia estratégica breve para mejorar su autoestima debe ser capaz de identificar en qué parte de su autoestima necesita mejorar y cómo va a saber si ha mejorado (medible). En los años 80 y principios de los 90, una persona podría haber acudido a terapia durante dos años para mejorar su autoestima. Se exploraban temas con la familia de origen, se discutía sobre las relaciones actuales de la persona donde se demostraba su baja autoestima. 14091705-five-stones-in-zen-balance

Actualmente, si alguien que está experimentando problemas de autoestima el psicólogo de terapia breve estratégica dará una tarea para la 2ª sesión, como identificar cuáles son las fortalezas implicadas. En la 3ª sesión se puede aprender a identificar los sentimientos implicados, como base para el cambio. En la 4ª sesión, se podrían emplear algunas de las técnicas de psicología positiva para aprender a reorientar su pensamiento. La 5ª sesión podría centrarse en entrenamiento asertivo para que la persona con baja autoestima pudiera aprender a ser claro y directo acerca de sus necesidades y sentimientos. La 5ª sesión  podría ser una sesión de revisión, repasando las muchas técnicas que la persona ha aprendido, así como afrontar las posibles recaídas que puede experimentar a medida que avanzan en su vida.

Como se puede ver, hay poco espacio para la charla ociosa en la terapia breve estratégica, porque está muy dirigida a un objetivo. La terapia breve es psico-educativa. Se enseña a las personas habilidades que pueden utilizar fácilmente en sus vidas.

Para quienes que han estado previamente en tratamiento puede parecer como un coaching, ya que la terapia no es un espacio donde explayarse, hacer una pausa y reflexionar sobre su vida. 

La terapia es un proceso emocionante. No importa cuál sea el método que cada uno elija, porque es una oportunidad para aprender herramientas que mejorarán el propio funcionamiento. Después de todo, la inversión en uno mismo es la inversión más importante que uno puede hacer!