Recuperar el deseo sexual

deseo sexual

Muchas parejas necesitan recuperar el deseo sexual, porque la sexualidad es un aspecto crucial y complejo de la vida en pareja. No hay una sola manera de entender sexualidad, ni la frecuencia, todo se considera “normal” si complace a ambos miembros. La sexualidad es saludable, siempre y cuando no cause angustia o agitación emocional a ningún miembro de la pareja .

Mantener el deseo sexual, la atracción y la confianza es un proceso continuo que requiere esfuerzo y la iniciativa de los dos. Cuando la expresión sexual de la pareja comienza a retrasarse y se reduce la emoción, la clave para recuperar el deseo sexual es disfrutar del placer, la intimidad y divertirse juntos, sin exigencias. Ambos miembros deben estar comprometidos con la recuperación de la energía sexual, porque cuanto más tiempo pasa entre un encuentro sexual y otro, más difícil se hace romper el ciclo. Además, cuanto más tiempo se abstengan de contacto sexual, más tenderán a culparse uno al otro.

A menudo la falta de deseo sexual en la pareja responde a motivaciones que tienen poco que ver con la biología o con la sexualidad directamente. Muchas veces la falta de deseo sexual aparece en momentos de cambios en las relaciones íntimas, con la pérdida de atractivo para la pareja, con conflictos, cambios en el ciclo de la pareja, u otros problemas de pareja, etc. En muchos sentidos podríamos decir que la falta de deseo sexual es el menos sexual de todos los problemas sexuales, y en muchas ocasiones es una señal clara de alarma, de que alguna cosa no va bien en la relación. Una pareja con bajo deseo sexual a menudo se puede deteriorar debido a que el conflicto, la frustración y el aburrimiento se ha convertido en algo común en la relación.

Aumentar el deseo sexual en una relación es posible, pero requiere el compromiso de ambos miembros de la pareja. Para mantener una vida sexual  es de vital importancia dedicar tiempo y energía a la misma. Los componentes más importantes para mantener el deseo son los siguientes:deseo sexual

  • Funcionar como un equipo dedicado a solucionar este problema.
  • Anticipar los encuentros sexuales
  • Darse cuenta de que el sexo es más que el coito y el orgasmo. Pase tiempo besándose, tocándose, acariciándose y estando juntos de una manera íntima.
  • Estar abierto a la experimentación sexual
  • Mantener un ritmo regular de afecto y contacto sexual.
  • El compromiso con el fortalecimiento de la relación, mejora de su vida sexual juntos.

Algunas parejas pueden sobrevivir a pesar del bajo deseo sexual o  de una actividad sexual poco frecuente. Es posible tener una buena relación sin interés sexual o sin deseo sexual. Con el tiempo, sin embargo, la falta de deseo sexual se convierte en grave y crónica, y el estilo de apego cambia. Al final, la pareja acaba convirtiéndose en una pareja de amigos o de hermanos.

Ambos miembros deben asumir la responsabilidad y trabajar juntos para romper el estancamiento y promover el cambio. Independientemente de lo que causó el problema, es más fácil de romper el ciclo si eres capaz de hablar de la dificultad sexual que tenéis ahora, como un problema de la pareja. Visualizar la falta de deseo sexual como un problema de pareja reduce la culpabilidad, y la actitud defensiva.

Para muchas personas, la intimidad dinamiza la relación de pareja y promueve un sentido de cercanía y conexión. La prueba de fuego, sin embargo es lograr permanecer conectado emocionalmente durante los tiempos difíciles. El mantenimiento de la intimidad en los momentos difíciles es un signo de una relación saludable.

El conflicto no tiene que negar la cercanía emocional y la ira no tiene que ser una razón para no ser sexual. Las parejas sanas tienden a encontrar una manera de resolver los conflictos, y de hacer frente a la ira y el dolor, sin sacrificar la intimidad sexual. A veces, esto puede significar la búsqueda de ayuda profesional, en lugar de dejar que la frustración destruya lentamente la relación. La terapia de pareja puede ser de gran ayuda.

No hay solución rápida y fácil para mantener o recuperar el deseo sexual en una relación. Sin embargo, es importante:

  1. Trata de buscar la intimidad de alguna manera, de forma regular.
  2. Busca el compromiso de los dos, y tomad conciencia de que formáis un equipo en esto.
  3. Haced frente a los resentimientos, la ira y el dolor fuera de la habitación, y no usar el sexo como una forma de castigar a tu pareja.
  4. Olvídate de que las relaciones sexuales y el orgasmo son los aspectos más importantes de una relación sexual. Busca que tu contacto sexual sea placentero, agradable, no exigente y aventurero.
  5. Mantén el contacto sexual durante los tiempos difíciles, aunque inicialmente no te encuentres en el mejor estado de ánimo para eso. La intimidad en estos momentos te acercará y fortalecerá el vínculo entre los dos.
  6. Trata de hablar sobre los secretos sexuales, la culpabilidad y otros asuntos que te causan vergüenza. Mantener esos secretos tiende a distanciar la relación.
  7. Recuerda que el contacto sexual debe ser divertido y agradable. Si el deseo sexual ha desaparecido, puede ser que el sexo se haya convertido en algo trabajoso y que requiere demasiado esfuerzo.