LA HIPNOSIS Y SU USO

hipnosis

La hipnosis es algo totalmente natural, y supone una suspensión del juicio crítico que es voluntario, aunque también puede lograrse esta suspensión por medios coercitivos o seductivos.

La hipnosis es un estado natural de “concentración”, en el que la conciencia centraliza su atención sobre puntos concretos, separándolos del resto. Es como cuando hacemos pasar los rayos del sol a través de una lupa: la energía se concentra sobre un punto concreto, pero sin perderse un ápice de ella. Podríamos llamarle “concentración focalizada” o “abstracción”. Algo que todos hemos experimentado como cuando nos quedamos abstraídos con una película o llegamos a nuestro destino conduciendo nuestro automóvil y no recordamos el trayecto.
La hipnosis es algo muy distinto del sueño. Durante la hipnosis no hay ningún tipo de pérdida involuntaria de control. Durante el estado hipnótico, el sujeto es dueño de sí mismo y hace solamente aquello que acepta hacer. Es decir, que una persona no hará en estado hipnótico aquello que no desearía hacer en estado de no hipnosis.

Cuando nuestra mente está concentrada y focalizada, somos capaces de usarla de manera más eficaz. Así, la hipnosis permite a la persona desarrollar sus potencialidades. Yendo todavía un poco más allá, la autohipnosis constituirá un elemento muy importante en el proceso de auto regulación o autocontrol.
Así como hay general acuerdo sobre la existencia de ciertos efectos de la hipnosis, hay diferentes opiniones entre la comunidad científica y clínica sobre como la hipnosis funciona. Algunos investigadores creen que la hipnosis puede ser utilizada por las personas en la medida que poseen un rasgo de hipnotizabilidad, así como se tienen rasgos que determinarán una determinada altura, color de pelo, etc. Otros profesionales que estudian y utilizan la hipnosis creen que hay componentes cognitivos e interpersonales de mucha relevancia que afectan a la respuesta del individuo a contextos hipnóticos y sugestiones.
Investigaciones recientes apoyan la tesis de que la comunicación hipnótica y las sugestiones efectivamente producen variaciones en las funciones fisiológicas y neurológicas de las personas.

La hipnosis es una herramienta que se integra dentro de un proceso terapéutico, muy eficaz para tratar:

Fobiashipnosis
Trastorno por Estrés Post-Traumático
Insomnio
Trastornos Psicosomáticos
Disfunciones sexuales
Dolor agudo y crónico
Tabaquismo
Enuresis
Síntomas depresivos
Pánico
Obsesiones y compulsiones
Trastornos de l’alimentación
Preparación preoperatoria en pacientes de cirugía.
Asma.
Trastornos dermatológicos (psoriasis y verrugas).
Colon irritable.
Náuseas y vómitos anticipatorios posteriores a la quimioterápia
Mejora en la efectividad del sistema inmunitario
Menor uso de medicación contra el dolor.
Menores niveles de presión arterial, tasa cardíaca y niveles de catecolaminas.
Mejor recuperación post-quirúrgica: recuperación de la fuerza muscular, vómito post operatorio y fatiga.
Menor tiempo de tratamiento: duración del procedimiento y del ingreso hospitalario
Adicciones
Reestructuración de creencias irracionales
Interrupción de patrones de comportamiento.

Normalmente la hipnósis produce mayor implicación emocional respecto a situaciones imaginadas por el sujeto, permite focalizar la atención en una situación concreta, distorsión de las variables de tiempo y espacio, disminye la capacitad de análisis lógico-racional y crítico de las situaciones, facilitando la vivificación de situaciones imaginadas y facilitando la capacidad creativa por la busca de soluciones alternativas, proporciona una sensación de relajación profunda, pese a que coexista una mayor activación fisiológica, facilita procesos de analgesia, anestesia, amnesia y hipernesia.