Cómo aumentar la autoestima para lograr tu objetivo?

autodisciplina

Autodisciplina para lograr tu objetivo es la continuación del post Fortalecer la voluntad. Cómo fomentar la autodisciplina personal para lograr las metas que nos propongamos.

Nuestro está dividido en dos hemisferios, el izquierdo especializado en tareas de tipo lógico, verbales, analíticas, racionales, y el derecho, en tareas más tareas imaginativas, artísticas y visuales. El hemisferio derecho, más racional se plantea un objetivo que nos conviene, y el derecho, imaginativo y rebelde, que busca la comodidad y la diversión, plantea las dudas, los miedos y las tentaciones.autodisciplina

Nos encontramos “otro yo” que sabotea los objetivos que queremos alcanzar con esfuerzo. Entra en juego, entonces, la autodisciplina.

Primero hemos de aprender a detectar a nuestro “otro yo”. Ver cuándo aparece y cómo actúa, normalmente a nivel subconsciente, en imágenes porque es más visual, y escuchar qué nos dice. Hemos de atender a sus argumentos y forzar a nuestro yo racional a rebatirlos con autodisciplina.

Existe un diálogo interno que normalmente dura décimas de segundo donde podemos decir, hoy dejo de fumar, por ejemplo. Y el “otro yo” contesta que no seremos capaces, que es muy difícil, que será muy pesado, que nos engordaremos, que estaremos de malhumor, y mil otras excusas, ideas irracionales y miedos que nos disuaden del objetivo.

Si con autodisciplina aprendemos a vencer a nuestro “otro yo”, podremos trabajar para conseguir nuestra meta.

Para ello hemos de estar preparados y motivados para lograr nuestro objetivo, y con estas herramientas será más sencillo:

  • Redactar una lista de beneficios que obtendremos al lograr el objetivo.
  • Organizarnos bien y planificar pequeños sub-objetivos que nos ayuden a conseguir el objetivo final más fácilmente.
  • Visualizarnos logrando la meta, con todo lujo de detalles.
  • Recompensarnos por cada paso alcanzado, por pequeño que sea. Las recompensas pueden ser materiales o con elogios personales.
  • Asume que al salir de tu círculo de confort para alcanzar tu meta pasarás por momentos o periodos incómodos y duros, donde tendrás que poner a prueba tu autodisciplina y tu esfuerzo. Premia tu voluntad y tu trabajo.
  • Dedica tiempo a relajarte. Eso aumentará tu capacidad de pensar, sentir y hacer lo que deseas. Al disminuir la tensión, la ansiedad y el miedo se crea un aumento inmediato de la autodisciplina. Así, antes de emprender una tarea o cuando aparezca tu “otro yo” tómate unos minutos de relax para pensar y fortalecerte.

El proceso de autodisciplina consta de cuatro fases:

Decisión: aquí debemos construir una base psicológica, y adquirir un compromiso. Debemos ser conscientes de a qué renunciamos antes de dar ningún paso.

Preparación: prepararse para la acción implica hacer un plan diario, con fecha de inicio, lo que hemos de preparar antes y los pasos a seguir. Es bueno usar la visualización en este momento.

Acción: debemos hacer una lista con los pasos a seguir, indicando el tiempo que vamos a dedicar a cada paso. Antes de cada paso se debe hacer una relajación de un minuto. Recompénsate después de cada pequeño logro. Tacha cada paso logrado. Si de vez en cuando tienes un desliz no pasa nada, es normal. Valórate haberlo intentado y vuelve otra vez.

Mantenimiento: Ya sabes que tienes autodisciplina, pues has logrado tu meta. No te olvides de esto si quieres mantener el objetivo en el tiempo.